Ya habían pasado 16 temporadas sin ganar el Campeonato Uruguayo, sin embargo, la percepción era que venía creciéndose deportivamente y que el gran objetivo se tornaba posible. El club continuaba afianzándose desde todos los ángulos, pero faltaba dar el gran salto." /> Campeón Clasificatorio, Clausura y Uruguayo 2004 - Danubio Fútbol Club - Sitio Oficial
TVDanubio Instagram Twitter Facebook
Estás en Inicio | Historia | Campaña 2004
Campaña 2004

Campeón Clasificatorio, Clausura y Uruguayo 2004

Ya habían pasado 16 temporadas sin ganar el Campeonato Uruguayo, sin embargo, la percepción era que venía creciéndose deportivamente y que el gran objetivo se tornaba posible. El club continuaba afianzándose desde todos los ángulos, pero faltaba dar el gran salto.

imagen

COMO LA PRIMERA VEZ

Esta segunda consagración en el Campeonato Uruguayo fue festejada como aquella primera vez en 1988. Pese a no tener lo “mágico” de lo inédito, al transcurrir tanto tiempo entre uno y otro acontecimiento. Pero fundamentalmente la ridícula forma de definición (con finales) que podía borrar la brillante campaña desplegada durante todo el año, ganando dos de los tres torneos jugados y la tabla anual con holgura y quedarse sin nada, motivó un festejo descomunal. Lógicamente también colaboró, para aumentar la algarabía de los danubianos, la forma soñada en como se ganó en la finalísima. Las comparaciones entre los planteles campeones de 1988 y de 2004 pueden surgir por sí solas, que aquel tenía más futbolistas virtuosos, que éste era un grupo con más fuerza, pero no se trata de ello. Lo importante es que ambos alcanzaron lo máximo, cada uno con el estilo de cada cuerpo técnico y con la característica propia de los futbolistas que lo integraban. Lo indiscutible es que, en su momento, ambos planteles fueron los mejores del fútbol uruguayo.... Casualmente..... ¿casualmente? Como aquella primera vez, el club era conducido por un Del Campo, en la oportunidad Arturo, uno de los hijos del notable visionario Ing. Héctor Del Campo, emuló a su padre y nos regaló el segundo “Uruguayo”.

SE RENUEVAN LAS ILUSIONES

Desde el inicio, el pensamiento generalizado, no sólo era realizar una buena campaña, sino que la aspiración era ganar algún campeonato. Se tenía el convencimiento que había muy buenos jugadores y que con los “refuerzos” que se lograran incorporar se podría formar un excelente plantel. Pero evidentemente nadie imaginó que el 2004 iba a significar el mejor año de la corta y rica historia danubiana. La temporada anterior no había finalizado del todo bien, en la faz deportiva, una discreta campaña en el Clausura motivó a falta de 3 fechas, el segundo cambio de Director Técnico en el año. Aunque finalmente, en la Liguilla y tras finalísima ante Deportivo Maldonado, Danubio, volvió a clasificar a la Copa Sudamericana, por tercera vez consecutiva. Mientras que en el plano político institucional, la renuncia de todo el Cuerpo Directriz, adelantó las elecciones, tanto para los cargos principales así como para los secundarios. Asumidos en sus cargos, los nuevos Directivos, comenzaron con la planificación del año. En primer término se dispuso encarar el nombramiento del entrenador, la idea era que continuara el que había finalizado el año, pero una oferta del exterior impidió que cristalizara. Por fortuna se encontró rápidamente el sustituto.... Gerardo Pelusso, un técnico moderno, informado y que tenía como antecedentes haber realizado buenas campañas con planteles modestos y con escasos recursos. Sin pérdida de tiempo el nuevo Cuerpo Técnico, conjuntamente con la Comisión de Fútbol realizaron un meticuloso estudio del plantel a fin de resolver los ascensos y las contrataciones necesarias a realizar. Se iniciaron los trabajos rodeándose a Técnicos y futbolistas de todo lo necesario como para hacer un buen año..... Pre-temporada con régimen de concentración completa, departamento médico a la orden, buena sala de musculación, útiles de trabajo. Plantel suficiente para encarar toda una temporada, con mayoría de futbolistas surgidos en el Club y los refuerzos recomendados por los técnicos. En definitiva, se conformó un grupol “mixto” con varios jugadores ascendidos y que alcanzaron a debutar en primera división como: Walter Gargano, Ribair Rodríguez, Jorge García, Damián Malrechauffe y Cristian Stuani; contratándose además a varios futbolistas de experiencia como: Luciano Barbosa, Walter Guglielmone, Andony Alvarez y Carlos Delgado, renovándose también el vínculo con Luis Barbat.

CAMPEON INVICTO EN EL TORNEO CLASIFICATORIO

Sin dudas, el año 2004, será recordado como uno de los más fructíferos. La temporada se inició con el Torneo Clasificatorio y la actuación de DANUBIO fue verdaderamente muy buena. Se logró el título con varias fechas de anticipación y nada menos que en carácter de invicto en un torneo de los denominados largos por la cantidad de equipos participantes. Con la obtención de este campeonato, además, se alcanzó la clasificación a la Copa Libertadores, una de las metas propuestas a comienzos de año, y que no se lograba clasificar desde 1988. Desde las primeras fechas, DANUBIO se ubicó en los primeros lugares y promediando el torneo obtuvo 10 triunfos consecutivos que ningún otro equipo logró empardar, proyectándolo a la obtención del título. Le ganó a todos los rivales directos de siempre, así como también, a los que ocasionalmente estaban realizando una buena campaña en éste preciso torneo. El día de la consagración será por siempre inolvidable para quienes lo vivieron.... el “partido” fue en el Estadio Prof. Alberto Suppici de Colonia ante el club Plaza. La Directiva resolvió subvencionar casi totalmente el viaje y la entrada para que ningún danubiano se viera privado de la fiesta, lo que ayudó a que cerca de 4.000 personas se hicieran presentes en el estadio ubicado a más 100 kilómetros de Montevideo. La lluvia no impidió que la ciudad de Colonia se vistiera de blanco y negro.... por donde uno anduviera se topaba con un grupo de danubianos, literalmente, la hermosa ciudad fue invadida por los hinchas de DANUBIO. Números: Danubio jugó 17 partidos, ganó 12, empató 5 y no perdió ninguno; obtuvo 41 puntos. Convirtió 32 goles y le hicieron solamente 11. Danubio fue el equipo más goleador del torneo a un promedio de 2,13 por partido. El goleador danubiano fue Juan Manuel Olivera con 8 tantos. Luis Barbat y Jadson Viera fueron los que jugaron todos los partidos.

PLANTEL CAMPEÓN CLASIFICATORIO 2004

 Titulares: Luis Barbat, Luciano Cafú” Barbosa, Jadson Viera, Guillermo Rodríguez, Ribaír Rodríguez, Omar Pouso (Capitán), Walter Gargano, Pablo Lima, Ignacio González, Juan M. Olivera y Walter Guglielmone. Alternaban: Jorge Curbelo, Jorge Anchén, Damián Álvarez, Diego Rariz, Carlos Grosnile, Gonzalo Gutiérrez y Juan M. Salgueiro. Suplentes: Michel Etulain, Walt Báez, Damián Malrrechauffe y Ruben Da Silva D.T. Gerardo Pelusso (2004)

CASI, CASI EN EL “APERTURA”

Vale la pena mencionar que varió el plantel para encarar la segunda parte del año (antes del inicio del Apertura) y debido al alejamiento de algunos futbolistas (Walter Guglielmone, Juan Manuel Olivera y Jorge Curbelo), para cubrir sus lugares fueron contratados: Jorge Artigas, Juan Manuel Ortíz y Sandro Franco. También regresaron al club al vencer sus respectivos préstamos: Ignacio Risso y Diego Perrone. Podía presumirse que las alegrías no terminarían con el primer campeonato del año. En el Torneo Apertura, el equipo continuó en la buena senda teniendo posibilidades de campeonar hasta la última fecha. Se logró además mantener, sumando los partidos del “Clasificatorio”, un invicto de 28 partidos, el más largo en la historia del club. Sólo se perdió un cotejo, en forma si se quiere injusta, pero que fue determinante para no lograr el campeonato. En varios de los partidos el equipo rayó a gran altura, basta con recordar por ejemplo, las claras victorias ante los siempre difíciles Defensor Sporting y Peñarol. Finalizado el Apertura las perspectivas eran óptimas, con un equipo consolidado, manteniéndose un excelente puntaje en la Tabla Anual, la que tenía real importancia en la definición del Campeonato Uruguayo, como finalmente, así iba a acontecer.

SE GANA EL CLAUSURA, LA TABLA ANUAL Y SE VIENEN LAS FINALES

Como era de esperar, DANUBIO ratificó virtudes en el último campeonato del año. Ganando partidos importantes con autoridad, como el jugado ante Nacional, con triunfo dos a uno tras ir en pérdida. Tomándose revancha ante el complicado Liverpool, cayendo solamente en un cotejo (ante Rentistas) el que fue jugado con algún suplente, debido al cansancio mostrado por varios de los titulares. Por esta determinación, el plantel debió cargar con la presión ejercida por la prensa especializada y parte de la afición deportiva. Por un lado, dudando de la solvencia del equipo en los tramos finales, así como también, de la conveniencia de obtener el torneo. Pues, de ganar la Tabla Anual (estaba casi ganada), deportivamente podría ser preferible, que se desgastaran entre sí, los ganadores de los dos torneos cortos para recién luego cotejar fuerzas en finales por el título del “Uruguayo”. Como era de esperar para los que somos danubianos, DANUBIO hizo lo correcto fue “con todo” y ganó el Clausura en una tarde inolvidable en que aplastamos a Peñarol por 5 goles a 1, en el mismísimo Estadio Centenario.

Números:

En el Torneo Clausura Danubio obtuvo 22 puntos, fruto de 7 victorias, 1 empate y 1 derrota, anotó 17 goles y le convirtieron 6. El goleador en este campeonato fue Juan Manuel Salgueiro con 6 conquistas. Ahora llegaba la hora crucial de las famosas finales... las que históricamente habían ganado siempre los dos equipos más promocionados del medio... una carga más para este equipo danubiano que ansiaba bañarse de gloria. La artillería de la prensa comenzó a disparar..... “La Gran Final: primer triunfo tricolor: el sorteo de vestuarios, Nacional convendrá jugar revancha en Jardines si DANUBIO acepta que en eventual 3er. partido, se juegue en el Estadio Centenario.” “Sólo se fijó una final; si hay más, seguiremos peleando.” La primera final se jugó tan sólo 4 días después de haber goleado (con el equipo titular) a Peñarol, con el percance de haber perdido por lesión a Pablo Lima justamente uno de los más influyentes en el grupo de futbolistas. El cansancio y una mala noche de nuestra parte y una afortunada del rival, les permitió alzarse con una cómoda y mentirosa victoria por 1-4. Tras este primer cotejo, no sólo se intentó nuevamente desacreditar el Estadio Jardines, sino que, se acentuó la guerra sobre el escenario en caso de un tercer y definitivo partido. Mientras Nacional sostenía que el Centenario era cancha neutral cuando desde 1984 oficiaba de local allí, DANUBIO se oponía terminantemente, a tal punto llegó el conflicto, que el Presidente de la Mesa Ejecutiva, que coincidía con la posición danubiana, al sentirse presionado.... renunció. Extraoficialmente se supo que en caso de una finalísima, esta se jugaría en Paysandú. Pero casi nadie contaba, que aquel 15 de diciembre, iba a pasar a la historia, por ser el día de la resurrección danubiana, en que iban a quedar por el camino las anteriores finales perdidas y la Gloria del Campeonato Uruguayo nos alcanzaría por segunda vez. La prensa titulaba.... “DANUBIO va en busca de una hazaña.”.... “Ultimas 7 en Jardines: DANUBIO 6 a 1, pero Nacional ganó la final.” La tarde se presentó inhóspita, y en el momento de comenzar el partido, un temporal se hizo presente con un viento cruzado imponente.... El estadio no se llenó, seguramente por ser un día laborable pero sobre todo por el pésimo estado del tiempo. El primer tiempo pareció irse volando, debido a que el resultado no llegaba (sólo nos servía la victoria) y con escasas llegadas a los arcos. Para el segundo tiempo la lluvia y el dominio danubiano se hicieron más ostensibles.... haciéndose más visible por la resignación de Nacional a atacar. Se jugó casi todo ese período en campo visitante, y en los últimos minutos sucedió todo...... cuando ellos demoraban el juego, el zaguero Guillermo Rodríguez es expulsado. Juan Salgueiro es “trancado” cuando se aprestaba a convertir. Ya en los descuentos, tras un remate de Perrone que el arquero envió al corner.... llegó la algarabía, la LOCURA TOTAL, “Chori” Salgueiro remata el tiro de esquina, Risso cabecea y a escasos metros del arco y luego de un pique, Diego Perrone de taquito la empuja al fondo de las mallas....... parecía increíble, de película, ni soñado podía resultar mejor...

Lo que siguió es casi indescriptible, danubianos de todas las horas, con lágrimas en los ojos, los más jóvenes gritando su orgullo franjeado a todos, los más veteranos abrazándose con el que tenían al lado. En instantes, el campo de juego fue invadido por una marea humana que pretendía abrazar, tocar e izar a los futbolistas y por qué no llevarse alguna prenda de recuerdo...hasta algunos arrancaron césped de la cancha. Si en 1988 se festejó, esta vez por como se dio, ante un connotado rival y pese a todos los pronósticos, la alegría de la gente fue aún mayor.... Aquella tarde DANUBIO rompió la historia.... y fue como reza una bandera..... “con 10, en la hora y de taquito....”

Números:

En el Campeonato Uruguayo Danubio jugó 27 partidos, ganó 18, empató 7, perdió 2, anotó 40 goles y le hicieron 11. Sumó 61 puntos. Ignacio Risso fue el goleador con 10 tantos. Jadson Viera fue el único que jugó absolutamente todos los partidos (39), incluyendo las finales.

PLANTEL CAMPEÓN CLAUSURA y URUGUAYO 2004

Titulares: Luis Barbat, Luciano “Cafú” Barboza, Jadson Viera, Guillermo Rodríguez, Bruno Silva, Omar Pouso (Capitán), Walter Gargano, Pablo Lima, Ignacio González, Ignacio Risso y Juan M. Salgueiro. Alternaban: Diego Rariz, Jorge Anchén, Jorge Artigas, Diego Perrone y Juan M. Ortiz Suplentes: Sandro Franco, Damián Malrrechauffe, Damián Álvarez, Ruben Da Silva y Gonzalo Gutiérrez D.T. Gerardo Pelusso PF. Ruben Salnitro. Ayudantes: Carlos Vázquez y Mario Viera.